Martín Vizcarra

  • "Reactiva Perú es un bono para los ricos"

    Al borde de los cincuenta mil muertos por Covid-19, más de 4 millones de despedidos, denuncias de mil personas desaparecidas, entre otras cifras, son el reflejo de un mal gobierno para el secretario general de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP), Luis Villanueva Carbajal, quien demanda impuesto a la riqueza, bono de 1000 soles para todos, reactivación de la construcción, así como reforma del sistema de pensiones para que todo peruano cuente con una pensión justa sin excepciones.

    —Ustedes han señalado que Reactiva Perú no es realmente efectiva. ¿Por qué?

    —Porque lo principal es que la economía familiar ha quebrado, pues más del 70% de peruanos vive de la economía informal. Primero debió entregarse un bono universal de 1000 soles para cada peruano, pues los bonos entregados a algunas familias no alivian en nada el hambre y las deudas de más de 140 días de cuarentena. Además, se han despedido a más de 4 millones de trabajadores, generando un mayor empobrecimiento de las clases bajas e incluso la clase media, lo que se evidencia fácilmente en la deserción educativa en todos los niveles. Mientras tanto, el “Reactiva Perú” ha servido para que personas como el billonario peruano Carlos Rodríguez Pastor cobren millones para sus empresas, mientras en el mundo más de 80 millonarios han exigido que se le cobre más impuestos a fin de colaborar con la lucha contra el Covid-19. Ese es el tipo de ricos que tenemos en el Perú, empobrecidos moralmente, pero enriquecidos monetariamente por Martín Vizcarra en plena pandemia.

    —¿Reactiva Perú apunta realmente para reactivar la economía?

    —Reactiva Perú es un bono para los ricos. Se ha financia­do empresas investigadas por corrupción, lavado de activos, entre otros. También empresas de millonarios, como lo he­mos dicho, que no necesitan mayor apoyo, y empresas que han seguido laborando en esta pandemia y que se han bene­ficiado aun más de ella, como las clínicas que cobran medio millón de soles por paciente con Covid-19. Con el Reactiva Perú, el Gobierno ha favorecido a los ricos, a los que más tienen; y como contraparte, en el mismo paquete, se ha implementado un impuesto a la pobreza, pues todos los peruanos estamos ava­lando con dinero del Estado el 98% de la deuda del Reactiva Perú. Ese dinero no ha servido para conservar puestos labora­les, sino para financiar despidos. Tiene razón el economista Hum­berto Campodónico cuando se pregunta con qué dinero se va a comprar los bienes o servicios de las empresas beneficiadas con el Reactiva Perú si se ha perdido alrededor del 50% de la masa salarial y no se entrega dinero a la gente. Se necesita un impuesto a la riqueza. No enten­demos el temor de la ministra de Economía, María Antonieta Alva, y del presidente Martín Vizcarra de implementarlo. Eso y un bono de 1000 soles para todos los peruanos.

    —Sin embargo, sí se ha otorgado un bono universal a los peruanos.

    —Es un bono familiar que no ha llegado a todas las fami­lias. Además, esos 760 soles no compensan en nada a una familia durante cuatro meses de encierro. Hacer vivir a una familia con 5 soles diarios en promedio es conminarlos a una muerte lenta. Con la mi­tad del dinero de Reactiva Perú se pudo otorgar mil soles por cada peruano.

    —El mensaje presidencial no ha tocado ninguno de es­tos temas. ¿Qué opinión le merece?

    —Martín Vizcarra se ha re­vestido de cifras meramente administrativas, pero no de realidades. Lo mejor que le pasó en su gobierno ha sido ese baño de realidad que recibió en Are­quipa, de donde tuvo que salir veloz y avergonzado. No solo es demérito de él, sino también de su gabinete ministerial y de los empresarios, principalmente los ligados a la Confiep, cuyos inte­reses monetarios chocan con los intereses de los peruanos. Todo se resume en más de 4 millones de nuevos desempleados, 50,000 muertos por Covid-19, más de 1000 denuncias de personas desaparecidas, miles de millones en deudas empresariales que la Sunat no quiere cobrar, una minería irresponsable que solo causa muertos, un sistema de salud colapsado desde el inicio de la cuarentena, un sistema educativo que ha dejado a mi­llones en la calle, un sistema judicial que ha enviado a la cár­cel dorada de su domicilio a los presos por corrupción, y todo ello producto de aproximada­mente 50 años de políticas neo­liberales que desde el gobierno de Francisco Morales Bermúdez hasta la fecha han degradado la sociedad peruana.

    —Sin embargo, la Con­fiep, tan denostada por los sindicatos, genera trabajo. ¿No hay un contrasentido en su demanda?

    —Estamos en contra del régimen de explotación y el recorte de derechos laborales, contra los despidos masivos, ceses colectivos, suspensión de labores, liquidaciones y el enriquecimiento de los empre­sarios mediante el empobreci­miento de los trabajadores a través de recorte de derechos laborales que promueve la Confiep. Nunca hemos estado contra la empresa o contra las inversiones. Sin embargo, de­bemos señalar algunas cifras. La Confiep solo da trabajo a un millón de personas; el Estado a un millón cuatrocientos mil; pero de las mypes del agro y el turismo dependen 12 millones de personas.

    —¿Cambió algo desde que PPK salió del gobierno por corrupción?

    —En el fondo, PPK y Viz­carra son parecidos. Sin plan de gobierno, han tenido que acogerse a las demandas de la Confiep, básicamente. Vizcarra tuvo que cambiar de estrategia y batallar contra el Congreso que vacó a PPK. Se libró de ese Congreso y obtuvo carta libre para gobernar a su antojo, sin consultar a nadie, menos a los trabajadores. El actual Congre­so, con todas las críticas que podemos hacerle, al menos deja un espacio para atender la demanda popular, como lo es el haber retirado parte del fondo de las AFP, y actual­mente realizar una discusión sobre la reforma del sistema de pensiones.

    —¿Cuáles han sido las propuestas de su Federa­ción en esta pandemia?

    —Hemos demandado la reactivación de las obras de construcción, porque absorbe gran cantidad de mano de obra y dinamiza las economías locales. Sin embargo, hemos exigido protocolos de seguridad y salud eficaces contra el Covid-19, pues muchos tra­bajadores se han enfermado al regresar a obras. Y también hemos advertido no bajar la guardia contra las mafias de la construcción, que están al acecho de las obras de la reactivación económica y que han asesinado a Henry Jerson Noé Suárez en Sullana en julio. Con él son 19 diri­gentes de sindicatos afiliados a la FTCCP asesinados por las mafias desde 2011. En cuanto a la reforma del sistema de pensiones, la Federación de Trabajadores en Construc­ción Civil del Perú propone un sistema de pensiones que reúna al sistema público y al privado y Pensión 65, pero con una administración pú­blica, con el fin de que todo peruano sin excepción tenga una pensión justa. No puede ser posible que ad portas del bicentenario de la República existan peruanos sin pensio­nes y sin trabajo, así como sin educación, agua potable, electricidad, internet, es de­cir, sin todo aquello que actualmente es una necesidad básica y que debiera ser un servicio de carácter público y no privatizado como lo es ahora.

    (Tomado del diario UNO, 04 de agosto de 2020: https://diariouno.pe/reactiva-peru-es-un-bono-para-los-ricos/)

  • Conferencia por una Asamblea Constituyente

     

    La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) organiza este martes 28 de agosto, a las 11 de la mañana, la “Conferencia por una nueva Asamblea Constituyente”, de ingreso libre, a la que acudirán dirigentes sindicales, políticos, activistas y personalidades de la sociedad civil organizada.

    Como ponentes asistirán Juan José Gorritti, responsable del Departamento de Relaciones Internacionales de la CGTP; Ricardo López Risso, secretario de Frente Único del Partido Comunista Peruano; Jorge Bracamonte, secretario ejecutivo de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, y Verónika Mendoza, presidenta de Nuevo Perú.

    Alrededor de trescientos trabajadores y dirigentes sindicales asistirán a esta actividad político-sindical que se realizará en el auditorio de la FTCCP: Prolongación Cangallo 670, La Victoria.

    Los trabajadores de construcción civil señalan que el referéndum que plantea el presidente de la República, Martín Vizcarra, debe contener la propuesta de una Asamblea Constituyente, para poder diseñar una nueva Constitución que vele por los intereses de los peruanos y resuelva los problemas de fondo del país.

  • Falta productividad y competitividad del Gobierno en Reconstrucción

     

    Los muertos, heridos y miles de afectados por las lluvias de inicios de año han demostrado la falta de competitividad y productividad de las autoridades, quienes no han hecho lo suficiente para mitigar estos desastres, afirmó el secretario general adjunto de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú, Luis Villanueva Carbajal.

    “La Política Nacional de Competitividad y Productividad no dice nada sobre la competitividad del Gobierno, pero los 39 muertos, 14 heridos y 8 mil afectados, de acuerdo a cifras del INDECI, lo dicen todo. Estas cifras pueden aumentar en cualquier momento”, dijo.

    Villanueva Carbajal anunció que estos problemas y otros en la construcción civil serán analizados en la VII Asamblea Nacional de Delegados de la FTCCP, que se realizará del 22 y 23 de febrero, y en la que cientos de dirigentes de construcción de todo el país tomarán acuerdos al respecto.

    “La construcción civil no solo genera trabajo, sino que también puede salvar vidas. Y eso se logra en el caso peruano construyendo las obras que ayudarán a mitigar los efectos de los fenómenos naturales”, indicó.

     

     

     

  • FTCCP y CAPECO establecen aumentos salariales en construcción civil

    La Cámara Peruana de la Construcción (Capeco) y la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) suscribieron el Acta Final de Negociación Colectiva en Construcción Civil 2019-2020, habiéndose acordado un aumento a los trabajadores de construcción civil del país, en mérito a la Negociación Colectiva por Rama de Actividad.

    INCREMENTO SALARIAL

    Se acordó un aumento sobre el jornal básico de S/ 3.10 para operario; S/.1.70 para oficial, y S/.1.60 para peón, que representa un incremento de 4.61%, 3.17% y 3.33% respectivamente, en todos los casos superior a la inflación de 2.73 % registrada entre mayo 2018 y mayo 2019.

    El aumento al jornal básico (diario) tiene incidencia directa en la bonificación unificada de la construcción (BUC), bonificación por alta especialización (BAE), gratificaciones por Fiestas Patrias y Navidad, descanso semanal obligatorio, liquidación, vacaciones y asignación escolar, entre otros derechos laborales, por lo que el incremento monetario real es mayor.

    Asimismo, se ha elevado la bonificación por movilidad a nivel nacional a S/ 8.00 cuando se trabaja en día laborado, y S/ 5.00 cuando se trabaja en día domingo o feriado, lo que significa un reajuste del 11.11% y 4.17% respecto al valor actual. También la bonificación por altitud se eleva de S/ 2.00 a S/ 2.50 por día laborado.

    Entre los años 2014 y 2019, la inflación acumulada sumó 18.42%, y en el caso de un operario el aumento salarial acumulado entre el mismo período es de 34.93%, lo que conlleva a una mejora sustancial en el poder adquisitivo del trabajador de construcción civil.

    VIGENCIA

    El Acta Final de Negociación Colectiva a nivel de rama de actividad, precisa el documento, tendrá vigencia de un año a partir del primero de junio de 2019, siendo de aplicación a todos los trabajadores en construcción civil del ámbito nacional que laboren en obras de construcción civil públicas o privadas, con excepción de lo dispuesto en el Decreto Legislativo Nº 727 (obras privadas menores a 50 UIT).

    Igualmente, el documento señala que unavez que el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) fije los índices o porcentajes correspondientes, los trabajadores solicitarán a su empleador el pago de los reintegros provenientes de la negociación colectiva. Asimismo, ambas entidades han convenido en solicitar al Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo que, en cumplimiento a la Resolución Ministerial Nº 314-2006-TR, se dé a conocer públicamente mediante acto administrativo los acuerdos adoptados en trato directo contenidos en el Convenio Colectivo 2019-2020, suscrito entre Capeco y la FTCCP, debiéndose publicar en el diario Oficial “El Peruano” el texto del Convenio.

    DECLARACIÓN FINAL

    En el documento final suscrito por Capeco y la FTCCP, se declara que de común acuerdo y en negociación directa, con sujeción a los Convenios Internacionales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la legislación nacional, han dado solución definitiva al Pliego Nacional de Reclamos a nivel de rama de actividad correspondiente al periodo 2019-2020.

    Igualmente declaran su rechazo a los actos de violencia, vandalismo, extorsión e intimidación de toda clase que generan daños en las obras, bienes, activos, ingenieros, funcionarios, personal administrativo, trabajadores de las empresas y a la comunidad donde se desarrollan las obras a nivel nacional.

    Asimismo, exhortan, requieren y responsabilizan a las autoridades competentes para que eviten la formalización de falsos sindicatos promovidos por bandas delincuenciales y se cancele el registro de los seudosindicatos comprometidos con la delincuencia. De la misma manera, se comprometen a concertar acciones entre el Ministerio Público, Policía Nacional y Poder Judicial y los actores formales de la actividad constructora (FTCCP-CAPECO) para la formalización de las denuncias y las sanciones efectivas de estos delincuentes; solicitan se extienda el ámbito de acción de la División de Protección de Obras Civiles hacia las ciudades del interior.

    Ambas instituciones reclaman la puesta en marcha y/o mantenimiento de una estrategia integral para combatir la acción de las referidas bandas delincuenciales, y otras formas ilícitas de organización, así como a los falsos trabajadores los que además de ser causantes de pérdidas humanas y materiales, constituyen una fuente de corrupción flagrante; lo rechazan en toda su extensión.

    Tanto CAPECO como la FTCCP declaran su rechazo a todo acto de corrupción en las obras públicas y privadas; comprometiendo su actuación para coadyuvar con la eliminación de este flagelo social, que atenta no solo la legitimidad de las instituciones del país, sino que además afecta directamente a los trabajadores y a las empresas, quienes actúan con respeto al ordenamiento jurídico, en resguardo de su institucionalidad, y a la moral pública. 

    16 AÑOS DE FRUCTÍFERO DIÁLOGO

    Luego de la firma delActa Final de Negociación Colectiva en Construcción Civil 2019-2020, tanto el presidente del gremio empresarial de la construcción, Humberto Martínez Díaz, como el secretario general de la FTCCP, Luis Villanueva Carbajal, resaltaron que desde hace 16 años Capeco y la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP), han venido solucionando en trato directo los pliegos de reclamos demostrando un alto nivel de dialogo y cordialidad.

    Ambos dirigentes señalaron que este convenio es una muestra de que cuando hay una verdadera apertura de diálogo se puede arribar a buenas y mejores soluciones, con lo cual ganan los trabajadores, el empresariado, el sector construcción, así como el país en general y de esa manera se pueden dedicar a proponer conjuntamente diversas alternativas para mejorar el desarrollo urbano del país.

  • Mayo de unidad contra la corrupción y la explotación

    Por Luis Villanueva Carbajal

    Secretario general adjunto de la FTCCP

    Mientras el equipo peruano de fiscales del caso Lava Jato recibe felicitaciones de todo el mundo por ser un ejemplo anticorrupción, en el Perú (vergüenza ajena), el presidente Martín Vizcarra condena la normalización de la prisión preventiva cuando esta es aplicada a su exjefe Pedro Pablo Kuczynski.

    Sectores del Legislativo, principalmente del Apra y Fuerza Popular, además del Ejecutivo, incluyendo al presidente, andan unidos en esta cruzada contra el encomiable trabajo del equipo comandado por el fiscal Rafael Vela.

    Todo ello es producto del miedo, pues lo que ha habido en el Perú hasta hace poco es una normalización de la corrupción y una ceguera judicial bien aceitada

    Ante ello, el Perú debe estar unido contra la corrupción de empresarios y funcionarios, la que promueve el robo de dinero de los peruanos e impide una mejor redistribución de la riqueza.

    Lo que debería exigir el presidente Vizcarra y el pueblo peruano es que los que se enriquecieron a costa de los millones de trabajadores y pensionistas, que actualmente se encuentran en la miseria, reciban sentencias ejemplificadoras, para que no quede impune el daño que le han hecho al Perú.

    Sin embargo, hay otra alianza que preocupa, la escrita en la Política de Competitividad y Productividad, que fue impulsada por el gobierno, pero ideada por la empresa privada sin participación de los trabajadores. Esa política representa la profundización del modelo neoliberal y la implantación de la esclavitud del siglo XXI. Y también debe ser combatida.

    Esa “simpatía” que algunos servidores del Estado tienen con la empresa privada ha llegado a anteponer también los intereses monetarios de la minería ante la vida y salud de los comuneros de Las Bambas, donde la policía ya tiene varios muertos desde el inicio del conflicto. La protesta no es un delito, sino un derecho humano.

    Por ello, este primero de mayo, Día Internacional de los Trabajadores, la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) saldrá a las calles en todo el país en respaldo a la lucha anticorrupción emprendida por la Fiscalía de la Nación, en rechazo a la explotación empresarial y contra la criminalización de la protesta.

  • No al intervencionismo yanqui

    La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú expresa su más firme respaldo al presidente legítimo de Venezuela, c. Nicolás Maduro Moro, y rechaza la maniobra injerencista y golpista de Donald Trump.

    El presidente estadounidense pretende imponer a un autoproclamado presidente títere, al margen del voto del pueblo venezolano, que eligió el 20 de mayo pasado a sus autoridades nacionales, regionales y alcaldes, en la cual participó un sector de la oposición que obtuvieron alcaldías y gobiernos regionales. La libre determinación de los pueblos es un principio fundamental de la democracia, y un derecho inalienable de los pueblos.

    La nueva “gusanera venezolana”, al estilo de los 60, cuando iniciaron ataques contra Cuba, hoy se agitan colgados del saco del imperialismo yanqui para propiciar una intervención militar contra la patria de Bolívar.    

    Es necesario señalar que el bloqueo económico estadounidense, iniciado desde la gestión de Barack Obama, y acrecentado por Trump, ha agudizado una crisis económica y política que atenta contra el pueblo venezolano. Esta brutal guerra económica en interior de Venezuela la conduce la oligarquía vendepatria.

    Es irresponsable de parte de Donald Trump agudizar el clima de hostilidad contra Venezuela por intereses mezquinos: resolver la crisis económica de los EE.UU. a costa de los pueblos de Nuestra América. Consideramos que ese ha sido el motivo por el que la OEA no ha llegado a consenso para un respaldo de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

    Es lamentable que el régimen neoliberal presidido por Martín Vizcarra haya comprometido la diplomacia peruana en el camino de la indecencia y la sumisión al imperialismo gringo. Es tiempo de recuperar la cordura en Torre Tagle.

    Una derrota del régimen bolivariano no solo lo sufrirá el pueblo venezolano, sino que se extenderá en nuestro continente, considerado por el gendarme de los EE. UU. como su patio trasero.

    Lima, 25 de enero de 2019

     

    Secretariado Ejecutivo de la FTCCP

  • Paquetazo laboral solo beneficiaría a la gran empresa

     

     

    Los trabajadores de construcción civil de los 193 sindicatos afiliados a la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) salieron a marchar el pasado 15 de enero en todo el país para exigir la reactivación de la industria de la construcción y rechazar la flexibilización laboral.

     

    Ya desde la CADE 2018 el presidente Martín Vizcarra anunció que era necesario reducir los costos no salariales para la formalización laboral, desconociendo derechos adquiridos, lo que va en la línea de los empresarios y el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Lo mismo hicieron otros miembros del Ejecutivo, lo cual es un error.

     

    El Ejecutivo se equivoca al promover la propuesta de una reforma laboral al gusto de la CONFIEP, pues con esta se beneficiaría al empresariado profundizando la sobreexplotación laboral.

     

    La corrupción, que tanto daño nos está haciendo, ha sido sostenida por la alianza entre algunos empresarios y ciertos funcionarios corruptos, con coimas que se generaron arrebatando dinero al Estado y a los ciudadanos. La reforma laboral plantea la misma fórmula: generar ganancias dejando de pagar al Estado y a los trabajadores.

     

    La formalización laboral se incrementará solo cuando exista una verdadera fiscalización a las empresas y sanciones penales para los malos empresarios que, incumpliendo las normas, generan competencia desleal.

     

    En construcción civil, por ejemplo, las empresas subcontratistas desconocen los derechos laborales y ni las municipalidades, los gobiernos regionales, la SUNAFIL o el Ministerio de Trabajo fiscalizan el cumplimiento de las normas laborales vigentes.

     

    Construcción civil exige respeto a la negociación colectiva por rama, recuperar la jubilación en construcción con 15 años de aportes al sistema pensionario, sancionar la informalidad de los subcontratistas, así como la reactivación del sector destrabando los proyectos aprobados y generar trabajo para los miles de obreros del andamio.

     

    Asimismo, demandamos la anulación de los registros sindicales a los seudosindicatos que sirven de fachada para los delincuentes.

     

    (Tomado del semanario PERFIL del 20 de enero de 2019. Columna EN CONCRETO, por Luis Villanueva Carbajal, secretario general adjunto de la FTCCP) 

     

  • Trabajadores con el pueblo por una política decente

    Por: Luis Villanueva Carbajal

    El proyecto de adelanto de elecciones generales planteado por el Ejecutivo es un golpe inesperado contra la corrupción y el Congreso, dominado por la alianza fujiaprista.

    Debemos remarcar, sin embargo, que no se trata de que el presidente Martín Vizcarra haya escuchado a los peruanos, que demandaban cierre del Congreso, Asamblea Constituyente para una nueva Constitución al servicio de los peruanos y elecciones generales para que se vayan todos los corruptos y explotadores. En ese orden.

    Se trata, más bien, de que el presidente está utilizando a su favor la animadversión hacia el Congreso, catapultando a las masas contra sus enemigos políticos, mientras a hurtadillas implanta una reforma laboral digitada por la CONFIEP y dañina a los intereses de los trabajadores.

    Por ello, los peruanos vienen movilizándose en todo el país demandando la derogatoria del D.S. 345-2018-EF, la Agenda País de la CONFIEP y el D.S. 237-2019-EF, que pretende eliminar los derechos laborales obtenidos durante años de luchas.

    Vizcarra no tomó en cuenta, además, las demandas de trabajadores y los pueblos afectados por la minería dedicados a la agricultura como medio de vida y desarrollo de sus comunidades, como Las Bambas (que reclaman un mineroducto subterráneo), Morococha, Michiquillay, Yanacocha, y del Valle del Tambo, que esperan la cancelación de la licencia de construcción otorgada a la Southern para el proyecto Tía María.

    Los trabajadores de construcción civil expresamos nuestra solidaridad con los pobladores del Valle del Tambo, y las otras poblaciones que defienden su medio agrícola; apoyamos la acción de la CGTP, las federaciones y sindicatos; exhortamos a los colectivos y poblaciones regionales, así como a las fuerzas políticas progresistas y de izquierda, a movilizarse permanentemente, para derrotar a las fuerzas oscuras que explotan a los trabajadores.

    Esto nos obliga a redoblar esfuerzos para avanzar en la unidad de las fuerzas progresistas, de izquierda, democráticas y antiimperialistas para garantizar una presencia política importante en el Gobierno y así poder impulsar los cambios que demanda el pueblo.

    Así lo está entendiendo el pueblo y los trabajadores, y hemos decidido participar en la construcción de una alternativa política diferente que gobierne en beneficio de las grandes mayorías.

    (Tomado del diario UNO, edición del 5 de agosto de 2019. Columna En Concreto).